• Horario Atención al Público: 13:00 hs. a 18:00 hs.
  • 1907
  • Oficinas

Jueza Pereyra procesó a docente de Melo por ofrecer retribución a dos alumnas por sexo

Miércoles, 13 Febrero 2019
  • Recomendado Imprimir

La Jueza Letrada de Cerro Largo de 1º Turno, Dra. Andrea Pereyra Robella, resolvió el procesamiento con prisión de un profesor de secundaria de la ciudad de Melo imputado como presunto autor de reiterados delitos de promesa de retribución a personas menores de edad o incapaces para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo en régimen de reiteración real. Además, ordenó que se le practique una pericia psicológica y que se envíen al juzgado las actuaciones administrativas cumplidas a este respecto.
La denuncia fue radicada en junio de 2016 por la directora del liceo en que el docente ahora procesado impartía clases de Filosofía. La información llegó a la mencionada Directora a través de una alumna de 4º grado, de 16 años de edad, y la madre de la misma, quien optó por radicar la denuncia correspondiente.
La víctima y el docente se relacionaron a través de la red social Facebook a partir de una foto que la primera había publicado y ante lo cual el hombre comentó la belleza de la joven para posteriormente invitarla a concurrir a su domicilio. La joven evitó el encuentro, pero el profesor insistió en su propósito ofreciéndole tarjeta de crédito y ropas a cambio de "noches de pasión", señalando la joven que "siempre le seguí la corriente", agregando que además le pidió que fuera a su casa con otra joven de 17 años que concurría al mismo grado pero en horario vespertino y que cuando estuviese sola en el baño, se tomase fotografías "en tanguita" para enviárselas.
En determinado momento del intercambio de mensajes el indagado B. sugiere que se trata de una broma y cuando la menor le pregunta si lo es, responde "pura promesa. Ni una foto. Puro mareo", y más adelante "Era en serio. Pero vos solo mareas" y "Mejor dejá todo quieto. Cuando no hay interés no adelanta. Y por acá estoy arriesgando todo. Y si no salimos es al pedo".
Una segunda joven, de 17 años, relató que después de que dejó de concurrir al liceo le escribió al docente a través de la red social Facebook, oportunidad en que éste le ofreció $ 500 "y para probar que no estaba jugando me pidió que le enviara una foto en ropa interior, lo cual accedí enviándole dos fotos en ropa interior tanga, una de frente y otra de atrás". Después de eso el profesor pidió que lo esperara para pasar a levantarla en moto "lo cual no tuvo lugar porque le dije que no quería y ahí me dijo que lo estaba mareando y terminó la charla".
El indagado, en ejercicio de su derecho de defensa, argumentó que en el caso de las conversaciones con la mencionada joven de 17 años el diálogo se entabló con “un perfil”, resultado una especie de engaño, porque no sabía de quien se trataba, además de que la foto de ese perfil correspondía a una persona de procedencia “árabe”.
En relación al contacto mantenido con la denunciante de 16 años, expresa que conversaba con una finalidad de “broma”, que hubo conversaciones de índole sexual y solicitud de intercambio de fotos íntimas, reconociendo que “administrativamente” estuvo mal; “es más, yo renuncié. Lo asumo. Por eso renuncie en ese momento”. También confiesa que le solicitaba a la menor que borrara las conversaciones “porque esos diálogos en otros contextos no iban a ser bien interpretados”.
La Jueza Pereyra estableció en su resolución que "conforme a los hechos historiados, emergentes de la indagatoria practicada y la prueba diligenciada y sin perjuicio de la calificación que de ellos se haga en la sentencia definitiva, los mismos se adecuan prima facie a la figura contenida en el art. 4 de la Ley 17.815, correspondiendo que C.S.B.M. sea enjuiciado como presunto autor penalmente responsable de reiterados delitos de promesa de retribución a personas menores de edad para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo en régimen de reiteración real".

567 vistas
Miércoles, 13 Febrero 2019